miércoles, 24 de marzo de 2010

Entrevista a tres bandas en El Rincón Romántico



La Web de El Rincón Romántico me ha entrevistado, a tres bandas, junto a Érika Gael y Mariam Agudo. Os puedo asegurar que ha resultado una experiencia interesante y divertida.


¿Quieres conocerlas un poco más?
Han pasado unos meses de intenso trabajo, de expectativas y sueños. Pero por fin se han hecho realidad vuestras ilusiones.

Nos ha parecido interesante saber vuestra opinión a tres bandas, es decir, la misma pregunta contestada por cada una de vosotras. Es una manera de ver las diferencias y los puntos comunes. ¿Qué os parece? Así que, ahí va una pequeña entrevista para las tres.

Suponemos que ahora estás en una nube de colores. ¿Soñaste ver publicada tu novela?

Ángeles Ibirika: Al principio, no. Solo escribía porque me gusta y para compartirlo con un número reducido de familiares, amigos, amigos de amigos... Después, según me fueron llegando opiniones positivas de personas totalmente ajenas a mí, me atreví a soñarlo.
Érika Gael: Claro que sí, aunque los sueños y la realidad se viven de manera diferente. La nube de colores sólo existe en las fantasías, igual que cuando era pequeña y me dedicaba a escribir discursos para cuando recibiera mi primer Oscar. La realidad es hermosa, sí, pero viene rodeada de presión, nervios, incertidumbre, expectativas y, sobre todo, de más trabajo. Ahora es cuando no debo confiarme y seguir esforzándome por ser un poco mejor cada día.
Mariam Agudo: Mentiría si dijera que no, pero realmente más que ver publicada Luna de Tor con lo que he soñado ha sido con ver publicada alguna de mis novelas, no por el hecho de publicar en sí, sino porque significa para mí que algo que he escrito ha atraído a una editorial lo suficiente como para publicarlo sin ser alguien conocido.

Compatibilizar familia y/o estudios con escribir es complicado. ¿Cuántas horas dedicas a la escritura?

Ángeles Ibirika: Todas las que puedo y me dejan mis obligaciones. Eso significa que unos días ninguna, y otros días cuatro, seis, ocho… Si pudiera le dedicaría todas las horas del día. Conseguir eso pasa a ser mi nuevo sueño ¡jejeje!
Érika Gael: Ahora mismo, y aunque suene triste, ninguna. Cuando me planteé seriamente esto de escribir, dedicaba una hora y media antes de la cena, las tardes de los domingos, los viajes en tren o autobús… En épocas de inspiración máxima he llegado a escribir escenas completas durante las clases, haciendo como que tomaba apuntes, jeje. Nunca tuve problemas para sacar adelante mi carrera académica y mis novelas al mismo tiempo, pero este año las circunstancias han cambiado y la facultad me absorbe por completo. ¡Sólo espero que esta situación no dure mucho!
Mariam Agudo: Procuro dedicar unas dos horas al día, a veces puedo robar un poco más de tiempo. En realidad no tengo un horario fijo, lo intento pero a día de hoy no me es posible. Así que robo minutos y ratos cuando puedo.

¿Qué piensas que has conseguido al publicar?

Ángeles Ibirika: Compartir mi novela, cosa que pensaba hacer en breve a través de mi blog. Pero ahora llegará a mucha más gente, y eso es lo máximo que puede pedir un escritor. Compartir, de una forma u otra, todo cuanto escribe.
Érika Gael: Una inyección de motivación. Ahora, supongo que tendré que buscarme una nueva meta, y también un nuevo deseo que pedir al soplar las velas.
Mariam Agudo: Creo que lo que he conseguido ha sido despertar el interés de una editorial lo suficiente como para que se arriesgue a publicar la novela. Eso me ofrece la posibilidad de que llegue a más lectoras, con lo que, sinceramente, me siento privilegiada y estoy muy agradecida por ello. Pero también pienso publicar una novela, aunque indudablemente es un sueño hecho realidad, sólo es un logro, un pequeño paso, no la meta. Bueno, al menos para mí es así.

¿Qué quieres conseguir dentro del mundo editorial?

Ángeles Ibirika: Aprovechar esa oportunidad que me han dado, demostrar que con cada nueva historia puedo hacerlo mejor, y seguir publicando.
Érika Gael: Mantenerme en él, que no es poco. Y hacerlo gracias a factores como la calidad de mis obras, el apoyo de los lectores o el esfuerzo constante.
Mariam Agudo: A día de hoy, no defraudar a la editorial Zeta por confiar en mí y que las expectativas de todas las personas que han trabajado para hacer posible se cumplan. De cara al día mañana, sólo la oportunidad de seguir trabajando, aprendiendo cada día para mejorar y crecer como autora. Aunque la palabra autora aún no la puedo sentir mía. De momento es sólo una novela.

¿Crees que tu historia tiene lo que buscan las lectoras de romántica?

Ángeles Ibirika: Creo que sí. Al menos tiene lo que yo busco cuando leo una novela romántica. Entre Sueños tiene amor y pasión de principio a fin, incluso mientras los protagonistas se odian.
Érika Gael: Diría que sí, aunque quizás haya más de lo que las lectoras esperan. Es una novela de amor, eso no se puede negar, pero un amor ambientado en un escenario distinto al que estamos acostumbradas.
Mariam Agudo: Quiero creer que tiene algo de lo que buscan o, más bien, lo buscan algunas lectoras. A todas no nos gustan el mismo tipo de libros, pero confío que a un tipo de lectoras sí. A la hora de escribir esta historia lo he hecho basándome en lo que a mí me gustaría y quisiera leer, pero la verdad es que reconozco que tengo unos gustos muy particulares y peculiares.

¿Te has planteado escribir otro género?

Ángeles Ibirika: No, pero pienso que esas cosas surgen de pronto, y cuando lo hacen tú eres la primera sorprendida. En este momento concreto es algo impensable.
Érika Gael: Desde luego. No sólo me lo he planteado, sino que lo he hecho. No concibo mi vida sin libros de otros géneros y, por eso, tampoco la imagino sin escribirlos. Adoro la novela romántica, pero el que ahora me dedique a crearla lo considero algo plenamente circunstancial. Además, con lo que a mí me gustan los finales tristes…
Mariam Agudo: Sí, me encantaría escribir una novela romántica histórica, ésa ha sido siempre mi mayor ilusión. En realidad no escribí Luna de Tor con la intención de que fuera la primera de muchas novelas paranormales o de fantasía. Reconozco que es un género que me gusta, pero no me imagino escribiéndolo siempre. Entre las ideas que tengo para nuevas novelas, después de Luna de Tor, ninguna es paranormal. Todas las temáticas tienen algo que me llama -erótica no me imagino escribiendo- pero sobre todo la romántica histórica.

¿Cómo se ha llevado a cabo la elección de la portada de tu novela?

Ángeles Ibirika: Yo siempre imaginé un paisaje roncalés visto a través de una ventana abierta. A la editora le gustó la idea, y su estupenda diseñadora compuso esta preciosidad.
Érika Gael: Pues todo ha sido muy rápido y fácil. He tenido la suerte de que el equipo de diseño de Zeta diera con una imagen muy acorde con la historia desde el principio. Es tan perfecta que ni siquiera me había permitido soñar con algo así; cuando Marta (la editora) me preguntó qué idea tenía para la cubierta, le comenté que un bosque mágico sería suficiente. El día que abrí el archivo y me encontré a Xesa cotorreando con un simbólico Quelo (pronto conoceréis a ambos), no me lo podía creer.
Mariam Agudo: La verdad es que la editorial Zeta ha valorado muchísimo nuestra opinión a la hora de elegir las portadas, tanto escuchando nuestras sugerencias como valorando nuestras ideas. En base a éstas la diseñadora me mostró varias propuestas entre las que elegir, que fue la que tanto a ella, la editora como a mí nos gustó más. Han sido amabilísimos conmigo, no puedo dejar de repetirlo.

¿En qué te has basado para crear el argumento?

Ángeles Ibirika: ¿En eso tan maravilloso llamado amor? La verdad es que no me he basado en nada preciso. He imaginado a un hombre maravillosamente imperfecto, y he dejado que una mujer igual de imperfecta invada su espacio para apoderarse de todo lo que él ama y considera suyo. A partir de ahí han saltado chispas y ellos dos me han contado su historia.
Érika Gael: Vivo en Asturias, resulta lógico que haya crecido rodeada de leyendas y que éstas formen parte de mí misma. Si a eso le añadimos unas cuantas dosis de imaginación en punto álgido, obtenemos la imagen difusa de una xana pelirroja corriendo por un bosque mientras un hombre vestido con kilt desea alcanzarla. Que la mitología celta encajase como las piezas de un rompecabezas en esa trama que tomaba forma poco a poco, fue un auténtico regalo del destino.
Mariam Agudo: Como lectora de novela romántica siempre he sentido predilección por las historias de amores imposibles, entre otras muchas temáticas. Esa idea fue el primer esbozo, la base a partir de la que creé el argumento. Hay situaciones, ya sean sociales, religiosas, culturales o de otro tipo que nos llevan a considerar que un amor es imposible. Y eso me llevó a pensar en ¿qué hay más imposible para dos enamorados que estar separados físicamente por obstáculos que nada puede salvar? Ésa fue la primera pieza de la novela, a partir de ahí nacieron los personajes, el entorno y el resto fue cobrando vida.

¿Con qué párrafo o frase de tu novela te quedarías?

Ángeles Ibirika: ¡Qué difícil! Cada momento tiene su frase. Pero, como tengo que escoger una…
En este párrafo Jon responde a Beatriz sobre los sentimientos del abuelo, pero en el fondo le está hablando de lo que él siente por ella.
—Si yo amara a una mujer de la forma en la que tu abuelo amaba a Andrea, no querría estar con ninguna otra —dijo, sintiendo que se aplacaba su rabia—. Puede parecerte melodramático, hasta es posible que yo sea un enfermo, pero la tortura de desear a la mujer que amara no querría desfogarla con nadie que no fuera ella, y encontraría más placer en ese fuego insatisfecho que me fuera matando poco a poco, que en el desahogo con alguien por quien no sintiera nada —suspiró con gesto cansado—, porque eso si acabaría con mi alma de un solo golpe.
Érika Gael: Es curioso, pero aunque en Faery predomina el humor, hay un párrafo que despierta mi lado más melancólico:
No hay nada en el mundo más triste que una xana llorando. Nada más doloroso que ver llorar a alguien que ha sido creado para sonreír bajo cualquier circunstancia. Es como un puñal que te retuerce el alma hasta convertirla en astillas, y ya no puedes borrar esa imagen de tu memoria. ¿Nunca te has preguntado cómo llora una xana? Técnicamente su llanto es igual que el de cualquier humano, o el de cualquiera de nosotros. Pero recuerda que ellas están formadas de agua, así que es su propia sangre la que acude a sus ojos y se derrama por sus mejillas. Pase lo que pase, y decidas lo que decidas, nunca la hagas llorar. Por favor.
Mariam Agudo: - Sólo quiero estar contigo, Isaac -susurró casi en una súplica.
-Aunque sólo pueda ofrecerte media vida? -espetó rudamente.
- Sí, maldita sea. Prefiero pasar media vida a tu lado que una completa sin ti. ¿Es que no lo entiendes?
Para mí éste es un pequeño fragmento que esboza un poco la esencia de la historia de amor de Isaac y Áurea.

¿Qué opina tu familia?

Ángeles Ibirika: Están encantados, felices. Lo estuvieron en cuanto leyeron la crítica de Irdala. Entonces me dijeron, en especial mi marido, que estaban orgullosos de mí aunque no consiguiera nada más. Cuando les dije que publicaba la emoción les desbordó, especialmente, otra vez, a mi hombre.
Érika Gael: Están tan emocionados que empiezan a ponerme nerviosa, jajaja.
Mariam Agudo: En mi familia siempre han estado muy presentes los libros y las novelas románticas. Desde que aprendí a escribir he estado inventando cuentos e historias. Quizás si se tratase de tocar el piano o cantar les había sorprendido mucho pero han reaccionado con mucha naturalidad ante esta publicación. Casi se podría decir que esperaban que algún día se produjera esta noticia. Tengo que decir que una de las personas que más me han animado siempre, desde que era muy pequeña, a escribir es mi madre.

¿Quién fue la primera persona a la que le dejaste leer tu trabajo? ¿Por qué? ¿Qué te dijo?

Ángeles Ibirika: Una vez terminado, a mi marido. Fue la primera de mis novelas que le dejé leer a pesar de que no se cansaba de pedírmelas. La devoró, se emocionó, me abrazó… Uno de los motivos por los que se la dejé, aunque no el motivo principal, fue que él entiende más que yo de muchas de las cosas que reflejo en la novela.
Érika Gael: Pues yo creo recordar que fue mi padre, porque la curiosidad ya no le dejaba vivir. Siempre he sido muy recelosa de las cosas que escribo y, salvo las típicas redacciones del colegio y algún relato corto, nunca nadie, ni de mi familia ni de mis amigos, había llegado a leer ninguna obra de gran envergadura escrita por mí. De hecho, se la pasé a él por puro interés: es profesor de literatura y esperaba que me diese una opinión lo más objetiva posible. Olvidé que, antes que maestro, es mi padre. Le gustó tantísimo que di por sentado que había perdido la objetividad por el camino, jeje.
Mariam Agudo: La primera persona en leer una parte de la novela fue mi hermana. Además de una lectura voraz es muy crítica y sus opiniones me han servido de mucho a la hora de corregir mi manera de narrar. Me hizo algunas sugerencias, creo que acertadas, y me animó a acabar la novela. Después compartí la novela, ya completa, con las foreras de El Rincón Romántico. Aquélla fue la primera versión de Luna de Tor, incluso tenía otro título y un tono algo diferente. No acabé satisfecha con el resultado, así la revisé y reescribí. En realidad he hecho varias correcciones y la he reescrito un par de veces más.

¿Cómo definirías el amor?

Ángeles Ibirika: Es un sentimiento enorme que sin embargo cabe dentro de ti. Es querer al otro sin intentar cambiarlo y sin esperar que te pague lo que le entregas. Aunque, también es cierto que el amor se convierte en algo perfecto cuando es correspondido en la misma manera.
Érika Gael: Un profesional al que admiro mucho me dijo una vez que el amor no es encontrar a tu media naranja, sino luchar para convertirte en una naranja completa y, entonces, buscar otra con la que poder rodar juntas. No hay, para mí, una definición mejor.
Mariam Agudo: Aunque sea un tópico creo que el amor es ese algo que todos necesitamos en nuestras vidas y que da un significado más profundo a lo que hacemos, y a quienes somos. No sólo el amor entre un hombre y una mujer o entre personas de un mismo sexo, sino entre amigos, padres, hermanos, hijos... Hay tantas facetas... Creo que es un sentimiento sin el que la vida no es igual y con él nos sentimos más fuertes y llenos de esperanza.

¿Por qué escribes romántica?

Ángeles Ibirika: Porque soy una romántica incurable. Lo he sido desde niña. Me inventaba historias que nunca escribía. A veces repasaba una escena una y otra vez hasta que me gustaba el resultado, y solo entonces pasaba a la siguiente.
Érika Gael: Porque es la mejor forma de perpetuar ese amor que todos, en algún momento de nuestra vida, hemos sentido, sentimos, o anhelamos sentir.
Mariam Agudo: La novela romántica es el género literario que más me gusta leer. Sin duda eso ha influido, pero pienso que tiene algo que ver con lo que quieres transmitir cuando escribes. En cada género literario encuentras algo diferente. De una novela romántica me seduce que hable de sentimientos, de amor, me gusta el tipo de narración que utiliza, las emociones que transmite y, sobre todo, que crea un mundo en que en el que, pase lo que pase, al final triunfará el amor y los finales felices. Y eso es lo que me quiero transmitir cuando escribo.¿Quién no quiere creer en los finales felices?

¿Resulta difícil escribir las escenas “hot”? 

Ángeles Ibirika: No, especialmente. Me resulta más difícil escribir las escenas clave. Esas que deben llevar una fuerza y un sentimiento muy superiores al resto. Si eres exigente con cada escena, y yo lo soy, tienes que exprimirte a fondo para que, a esos momentos, no les haga sombra ningún otro.
Érika Gael: Para mí es agotador, siempre que les pongo el punto y final me siento como si hubiera corrido los cien metros lisos. Y antes de que mis palabras sean obviamente malinterpretadas, las voy a aclarar, jajaja: probablemente no haya ninguna otra escena en la que te impliques de una forma tan cruda. Los personajes están desnudos y tú, de alguna forma, te sientes desnuda también.
Mariam Agudo: A mí sí. Creo que hay autoras que tienen un don a la hora de escribir estas escenas, pero para mí me resultan difíciles de describir, tanto por la escena en sí como encontrar el momento o momentos de la novela en que convienen que sucedan. Me parecen escenas delicadas que requieren una sensibilidad especial.

¿Qué banda sonora le pondrías a tu historia? ¿Qué color y olor te inspira tu obra?

Ángeles Ibirika: Leyendas de pasión. Color verde, pero también ocres, naranjas y rojos. Olor a hierba, a viento y a sol, y a tarta de manzanas y almendras.
Érika Gael: Como banda sonora, el equilibrio adecuado entre música disco y los acordes más sinceros de una gaita. Respecto a la vista, Faery es un estallido cromático. Una mezcla imposible de colores que van más allá del espectro que el ojo humano puede percibir. Y de olor, me quedo con el olor del agua. Con esta novela descubrí que el agua tiene su propio y especial aroma.
Mariam Agudo: Más que una banda sonora, una sonata, Claro de luna de Debussy. Además de ser una melodía que me parece preciosa, mientras escribía la novela la he recordado y oído muchas veces. El entorno en que sucede la historia me impulsaba a oír esta melodía. Ha dado vida a algunas escenas de Luna de Tor. Creo que el color que evoca es el blanco, como el color de la nieve y de la luna; el olor, sin duda, el del bosque.

Y después, ¿qué?

Ángeles Ibirika: Después, tratar de escribir una historia que supere a ésta. Creo, humildemente, que lo estoy consiguiendo. Lo malo (y también lo bueno) es que después deberé escribir otra que supere a la última, y así siempre.
Érika Gael: Seguir poniendo empeño en mis proyectos actuales, la saga de los Príncipes del Infierno, y esperar que la musa no me abandone nunca.
Mariam Agudo: No lo sé aún, de momento seguir escribiendo, tratar de aprender de esta experiencia y conseguir así que se refleje en lo próximo que escriba.

Un deseo inmediato

Ángeles Ibirika: No defraudar a nadie con mi novela. O, al menos, no defraudar demasiado.
Érika Gael: Que las personas que han confiado en mí no se sientan defraudadas.
Mariam Agudo: Que las personas que esperan para leer este libro encuentren en él lo que buscan o, si no, que como mínimo lo terminen con una sonrisa en los labios.

Unas palabras paras las foreras de RR.

Ángeles Ibirika: Me gustaría daros las gracias por el cariño con el que me habéis acogido antes incluso de leer el libro. Espero, de todo corazón, que las que decidáis leerlo disfrutéis mucho y no os arrepintáis de haber confiado en mí.
Érika Gael: Creo que pocas me conocéis, pero también sois muchas las que me habéis hecho llegar vuestro cariño y vuestros ánimos en los últimos meses. A todas os doy las gracias por estar ahí y por confiar en la novela romántica de esa forma incondicional en que lo hacéis. Espero que, si os animáis a leer esta historia tan peculiar que un buen día decidí escribir, os haga disfrutar a lo largo de sus páginas.
Mariam Agudo: En estos días he leído muchas palabras cariñosas de las foreras del RR que han emocionado mucho. Creo no he sabido responder ni agradecer como corresponde. Por eso quiero dar las gracias desde aquí, apartada de la dinámica del foro y de compartir libros y opiniones, a las chicas que participan en él, no sólo por las muestras de afecto y amistad que me han dado, sino por haberme acogido tan bien y hecho sentir parte de este grupo de lectoras y amigas desde hace más de cinco años.

Es un honor haber contado con tres autoras al mismo tiempo. Os auguramos mucho éxito con estas novelas y esperamos las siguientes. Por favor, no os hagáis rogar. Muchas gracias por ser tan pacientes y contestar esta entrevista.


22 comentarios:

Anna dijo... [Responder]

Maravillosa entrevista ¡¡ sincera, directa al corazón !! Bravo Angeles.
Un beso guapa y el mejor de los deseos ¡¡ojala algun yo pueda pueda soñar con conseguirlo !!

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

No es que puedas… ¡Debes soñar con conseguirlo!

Tú sueña, trabaja (sé que lo haces. Se nota en tus escritos) y el sueño se te cumplirá cuando menos lo esperes.

Un beso enorme, Princesa.

Laura dijo... [Responder]

No tengo perdón, tú visitándo mi blog y yo sin saber que tenías uno.
Ahora que lo he descubierto, no pienso perderme ni una sola entrada.
En cuanto a la entrevista, me ha encantado. Profunda y sincera, sin adornos ni frases políticamente correctas.
Estoy contando los días que faltan para poder disfrutrar de tu creación ya que, habiendo tenido el placer de saborear tu escritura en los comentarios que me dejas, tiene que ser una experiencia maravillosa.
Te deseo muchísima suerte.
Un beso enorme.

Carmen Cano dijo... [Responder]

Una entrevista espléndida. Creo que es una gran oportunidad y un gran momento el que estas viviendo y debes disfrutarlo.

El trabajo da sus frutos, tener los pies en la tierra es un punto a tu favor, pero no olvides vivir el momento. Todavía no he leído el libro, pero si los primeros capitulos, y creo sinceramente que es un inicio fuerte y potente. Eso me gusta, y para mi son muchos a favor.

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Muchas gracias, Laura. Sabes que disfruto mucho con tu blog y que me emociono con tu preciosa aventura. Es un poco como compartir un sueño que no me pertenece.

Y espero que mi novela no te defraude. Bueno, no. No espero eso. Espero más. Espero que te quedes con ganas de seguir leyendo algo mío, y que se te haga largo, larguísimo, el tiempo de espera para la siguiente.

Un abrazo enorme, preciosa. Millones de gracias por tus buenos deseos.

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Gracias, gracias, gracias, Carmen.

Soy muy consciente de que esta es una gran oportunidad que debo disfrutar y aprovechar. Para eso debo hacer lo que sé y de la mejor manera posible, mejorando cada día y no dando por hecho, nunca, que ya lo hago bien y que puedo relajarme.

En tres semanas la novela estará en librerías. A partir de ahí esperaré ansiosa vuestras críticas para aprender de ellas.

Un abrazo enorme, guapísima.

Nieves dijo... [Responder]

La idea de una entrevista a tres bandas ha sido estupenda, porque así se ve lo que tenéis en común las tres autoras. Y las diferencias.
Me ha gustado que las tres hayáis contestado que lo que queréis es no defraudar.
Y no vais a defraudar !!

Besos a montones

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Muchísimas gracias, Nieves.

La verdad es que me ha encantado descubrir que somos iguales en muchas cosas y muy distintas en otras.

Somos como nuestras novelas: Las tres son intensas historias de amor y las tres son absolutamente diferentes. Además, si te fijas (tú que has leído las tres), éstas novelas reflejan mucho de cada una de nosotras.

Y, sí. Las tres tenemos los pies en el suelo y tememos defraudar. Yo siempre digo que eso es bueno: te mantiene despierta, trabajando duro y tratando de mejorar siempre.

Un abrazo enorme, preciosa. Tienes un corazón tan grande que no me explico dónde lo metes.

espartana dijo... [Responder]

Estupenda entrevista, Marian. Me han gustado las preguntas y sobre todo me han gustado vuestras respuestas. Tú me has dejado con ganas de leer esa novela que desprende el aroma de una tarta de manzana y almendras. Ñam.

Besos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo... [Responder]

Estupenda entrevista, tres mujeres escritoras, tres conceptos, los tres sinceros, comprensibles profundos.

Angelita, felicidades y muchooo éxito, te lo mereces cielo,
ahora a por otra, busca el tiempo. Bsitoooo.

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

¡Ummmm!... Espartana, Laura, preciosa.

Te aseguro que cuando leas la novela percibirás ese olor a tarta de manzanas y almendras, sentirás su sabor, y… querrás cocinar una igual ¡jejejeje!

Y la mejor parte no te la cuento. Prefiero que la descubras por ti misma.

Besos, guapísima.

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Muchas gracias, Natália. No tardaremos en descubrir si el éxito llega o no. Con deseos como los vuestros debería llegar ¡jejeje!

Y ya saco tiempo, guapísima. “Antes y después de odiarte” avanza. Y lo hace de la forma en la que me gusta. Creo que se va a convertir en mi novela favorita, ¡y mira que me resulta difícil elegir entre todas esas historias tan mías!

Un abrazo enorme, guapísima.

B. Miosi dijo... [Responder]

Maravillosa entrevista, una forma de conocer más al alma de la autora, sin desmerecer a las otras dos, Ángeles, me han gustado mucho tus respuestas.

Un besote, amiga!
Blanca

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Muchas gracias,amiga Blanca. Siempre digo que eres un amor, pero es que es del todo cierto.

Un abrazo enorme, de esos en los que nos gustaría quedarnos para siempre.

Pilar Cabero dijo... [Responder]

Venga, que ya queda menos.
No tengas miedo a defraudar, tu novela gustará mucho.
¡Ah! Habrá que hacer otra quedada para que me la firmes.
Besitos

AiKo (Merche Diolch) dijo... [Responder]

Muy buena entrevista Ángeles. El RR consigue desvelar muchos detalles de forma que consigue conquistar al lector de la entrevista, y vosotras estáis impresionantes.
Ya queda menos para tenerlos entre las manos :D

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Con miedo o sin él, Pilar, el día está cerca, muy cerca.

Y sigo esperando no defraudar. Ya me conoces ¡jeje!

Y, sí. Haremos otra quedad para la firma de ejemplares. ¡Uissss, cómo suena eso!

Un beso, preciosa.

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Gracias, Merche, preciosa.

Me gustaron las preguntas. Sencillas y directas que me hicieron sentir cómoda. Así es fácil ser una misma en las respuestas.

Y ya queda poco, poco, poco… ¡Qué ganas y qué nervios!

Besos a montones

Anna dijo... [Responder]

Hola Angeles.
He colgado cosas nuevas en el blog ¡¡cuando quieras te espero por alli!!
Un beso guapa

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Acabo de pasar por tu blog, Princesa. Me han encantado tus dos últimas entradas. Muy tiernas.

Un abrazo grandote, guapísima.

Anna dijo... [Responder]

Angeles ¡¡ eres un sol !! Mil gracias por tu visita y para nada es una indiscrecion tu pregunta. Tengo 30 años. Ademas si te apetece saber mas cosas de mi, en mi blog lo puedes hacer viendo el perfil princesa que esta situado en la parte de arriba junto a inicio.
Un besote amiga y te sigo
¡¡ que ganas tengo que llegue ya el 14 de abril !!

Gabriela Gonzales dijo... [Responder]

Espero que sigan los éxitos. ¡Gran entrevista!