viernes, 15 de junio de 2012

Feria del Libro de Madrid 2012




Los días pasan y no encuentro tiempo para contaros cómo me fue en la Feria del libro de Madrid. Así que he decidido que va a ser hoy, porque, o robo tiempo a algo o a alguien o nunca volveré a escribir nada en el blog (risas).

Prometo que seré breve, no daré detalles y no contaré todo lo que hice ni nombraré a todos con quienes estuve (risas)

Llegué a Madrid el jueves día 7, a primera hora de la mañana, y ya en el aeropuerto me esperaba un taxista adorable que me llevó a una emisora de radio  (no voy a nombrar a ninguna porque no las recuerdo a todas), a mi primera entrevista de la jornada. Y a partir de ahí ya no paré hasta el sábado… Bueno. Paré para dormir un poco (risas)

Si tuviera que deciros con qué entrevista disfruté más, no sabría por cuál decidirme, porque os aseguro que en todas ellas me encontré con grandes profesionales y mejores personas, especialistas en hacer fácil lo difícil.

Entre todo el ir y venir de entrevistas, ese jueves por la tarde disfrutamos de un encuentro con blogueras y y Webmaster en un lugar precioso, de aire dulce y romántico, como en los cuentos, en el que nos sirvieron una deliciosa merienda también digna de cuento. Todo perfecto, sobre todo esas maravillosas mujeres que me hicieron el honor de acompañarme para hablar de muchas cosas, pero principalmente de Donde siempre es otoño.

El viernes comenzó de nuevo con entrevistas, algunas en el propio hotel y otras de nuevo en emisoras de radio. Y, por la tarde, firmé en la caseta de Planeta. Fue emocionante encontrarme con lectores a quienes ya conozco de otras ocasiones y también conocer a otros nuevos, incluso a los que se llevaban mi novela sin saber nada de mí  ni haber leído las anteriores. Me encantó, porque de nuevo hice otro montón de nuevos amigos.

Por la noche asistí al cóctel de Planeta, en ese edificio maravilloso y en esa terraza que parece volar sobre un Madrid dorado por efecto de las luces. Muchos escritores conocidos, muchos famosos, y muchos especiales, cariñosos y cercanos que me acompañaron durante toda la velada.

Y el sábado de nuevo firmé en la Feria, en la caseta Pueblos y Culturas que dirigieron dos maravillosas mujeres que me han dejado un hondo recuerdo. Y, si el día anterior me encontré con muchos lectores, ese sábado ya fue agotadoramente perfecto. Llegué justito a las 12, cumpliendo con el horario, pues antes quise pasar a saludar a mi buena amiga y gran escritora Nieves Hidalgo, pues por segundo día consecutivo firmábamos a la misma hora y no quería volver a casa sin haberla visto. Así que, a las 12, cuando llegué a la caseta con mi botella de agua, ya me esperaban los primeros lectores. ¡Y yo encantada! Porque, en un día de calor asfixiante, en el que durante más de dos horas no tuve tiempo ni para girar el tapón de la botella  y tomar un sorbito, el calor de verdad estuvo en todos vosotros que me pedisteis mi firma y a cambio me distéis una sonrisa y un abrazo de oso, de esos que te envuelven entera. Me gustó veros y hablar con vosotros, y nunca, un estado de agotamiento, me ha parecido tan delicioso como ese.

Después llegó la comida con unas lectoras muy especiales que, además de su grata y animosa compañía, me hicieron otros regalos preciosos que conservaré siempre… y que usaré también siempre. Fueron unas horas estupendas. Gracias, preciosas. Y lo de preciosas jamás ha sido tan apropiado como en esta ocasión.

Por la tarde volví a la Feria, con unas amigas, lectoras y escritoras, compañeras todas ellas de la Web Autoras en la sombra, en la que me pierdo de vez en cuando desde hace muchos años, antes incluso de saber que iba a intentar publicar. Y entonces sí tuve tiempo para encontrarme con más amigas, en su mayoría escritor@s a las que no pude saludar antes porque coincidíamos en los horarios de firmas: la chispeante Megan Maxwell, que es tan «Chik Lit cañí» como sus novelas. Olivia Ardey, cuya forma de escribir me enamoró aun antes de que publicara su primer libro, de vaqueros. La tierna, noble y mujer excepcional Noelia Amarillo, que escribe erótica como nadie, y que si a pesar de eso quitas las escenas calentitas a sus novelas, sigue quedando una historia magnífica que funciona por sí misma y que te llega al alma. Y muchas más, queridas todas ellas, como Pilar Cabero, Ana Iturgaiz, Lucía de Vicente, Ana R Vivó, Bela Marbel, MD Nika, Patricia Sutherland, Monty Brox,  T.C. Ferry, Mar Carrión, Moruena Estringana… Y más que ahora mismo no recuerdo. Perdonarme,  pero creo que es el cansancio que aún no termino de quitarme de encima.

Y el día terminó perfecto,  con una cena en compañía de esas amigas, lectoras y escritoras, compañeras de Autoras en la sombra, y después hablando con la maravillosa Ana Iturgaiz hasta que nos cerraron la cafetería del hotel y tuvimos que resignarnos a ir a dormir.

Dejo sin nombrar cosas. Muchas cosas y a muchas personas maravillosas a las que quiero. Pero contarlo todo sería muy largo y pesado, y seguro que no me lo ibais a perdonar (risas)

Pero no puedo terminar sin dar las gracias a personas muy especiales, todas ellas del grupo Planeta (ellos saben quienes son), que me condujeron por todo ese lío de encuentros y entrevistas, que me hicieron las cosas fáciles, que me brindaron su apoyo y su cariño, y que hasta el trabajo duro lo convirtieron en algo especial que guardaré siempre en mi recuerdo.

Y a vosotros, que sois una parte muy importante de todo esto. En realidad, sois la otra mitad, porque yo solo escribo las historias. Vosotros les dais vida y las volvéis mágicas cuando las leéis. ¡Gracias!


10 comentarios:

Noelia Amarillo dijo... [Responder]

Ángeles, fue maravilloso estar contigo, aunque fuera un ratito chiquitito por la tarde! jajaja.

Nos lo pasamos genial en la feria, hay que repetirlo sí o sí!!

Carmen Cano dijo... [Responder]

Un placer volver a verte Ángeles.
Pronto recibirás una nueva reseña de Donde siempre es otoño. Estoy en ello.
Espero que estos encuentros no tarden tanto en sucederse.

Un beso.

M. Kellaway dijo... [Responder]

Ángeles, estás que no paras!!! he leído por ahí lo que cuentas de tu próxima novela, y ya me ha entrado el gusanillo.
Un abrazo fuerte.

Erika dijo... [Responder]

Una pena no haber coincidido porque el Viernes por la mañana estuve dando una vuelta por las casetas que estaban abiertas pero como cerraron a las 2 me quede sin pasar por muchas de ellas y la verdad es que para ser mi primera visita a la Feria del Libro, sali muy contenta

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Lo primero de todo, perdonarme que no haya respondido hasta hoy. No sé qué pasa, pero los días cada vez son más cortos. ¡Lo son, seguro! (risas) Ni con el doble de horas me alcanzaría el tiempo para hacer todo lo que me gustaría hacer, pero es que ni siquiera lo haría para lo que es una obligación ineludible.
Gracias por vuestra comprensión :)

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

Noelia. Lo repetimos SÍ o SÍ, y programaremos para compartir más tiempop. ¡Y menos mal que también tenemos el Encuentro RA de cada año!

Un beso enorme, princesa ♥ Ya estoy contando los días que faltan…

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

¡Gracias, Carmen Cano! Siempre es un placer enorme verte. Cada una de las veces que me he encontrado con esa carita siempre risueña que tienes, me has contagiado de un poco de tu alegría. Eres un sol, y espero que sigamos coincidiendo siempre :)

¡Y me encantará leer tu reseñaaaaaa!!!!

Besazos, preciosa.

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

¡¡Gracias, M. Kellaway!! Y sigo sin parar, y debo hacerlo para que esa próxima novela avance antes de que los personajes se rebelen y me dejen sola ¡jeje! Pronto comenzaré a contaros cositas sobre ella. Pero ya os adelante que con esta no sufriremos. Nos merecemos un respirito, ¿no? ¡jeje!

Abrazos grandotes, corazón ♥

Ángeles Ibirika dijo... [Responder]

¡Una pena, Erika! Espero conocerte en otra ocasión.

La Feria fue estupenda, pero sí que hubo críticas porque, en época de crisis, cerraran al medio día cuando muchos lectores viajan a Madrid expresamente para visitar la Feria, y mantenerla abierta todo el día hubiera sido bueno para todos. Pero imagino que los que entienden de esto lo verían mejor así.

Un abrazo enorme, preciosa. Y espero que coincidamos en otras ferias, jornadas o cualquier cosa. Todo sirve para conocerse y charlar un rato, ¿verdad? ♥

Olivia Ardey dijo... [Responder]

Ay, qué bonitas palabras, Ángeles. Qué bien nos lo pasamos y qué imperdonables despistadas las dos por no hacernos ni una foto de recuerdo. Un besito y muchos éxitos.